Primeras visitas al veterinario

el

¡Ya tenemos a nuestro pequeño cachorro en casa! Le hemos comprado camita nueva, juguetes, comida, collar, correa, y si todo está correcto, nos lo habrán entregado con sus primeras vacunas puestas. Aun así, el protocolo de vacunación exige que tengamos que llevar a nuestro cachorro más veces al veterinario en los siguientes meses hasta  completar correctamente su período de vacunación así como la colocación del microchip y las posteriores vacunas cuando ya sea un adulto.

Pero vamos a pararnos un momento y  ponernos en la piel de nuestro cachorro. Nuestro pequeño amigo acaba de nacer, de conocer a su mami y sus hermanos y  a los dos meses y medio lo separamos de ellos y lo metemos en una nueva familia que, en la mayoría de los casos, solo está compuesta por una especie diferente, los humanos.

Somos una especie con un montón de reglas que no conoce, con una forma de comunicarnos que no entienden y encima, en sus primeros meses de vida, va al veterinario a que lo exploren, lo manipulen y lo pinchen en una mesa fría. La verdad es que para la mayoría de los cachorros  las visitas al veterinario no suelen ser buenas experiencias, pero nosotros como responsables de ellos, podemos hacer algo para que esto no sea así y hacer que esas experiencias no sean tan negativas para que en el futuro tengamos un   perro que no tenga miedo cuando va al veterinario.

fear-free-image-gallery-3

Antes de ir a la clínica podemos habituar a nuestro cachorro a la manipulación y a la exploración en casa. De manera suave, muy poco a poco y con premios jugosos iremos tocando a nuestro cachorro como lo haría el veterinario mientras  le premiamos. Patas, orejas, rabo, boca son zonas muy sensibles y  a los perros no les suele agradar que se les toquen.

Otro punto importante es subirlo a la mesa.  Que los coloquemos a esa altura y con una superficie tan poco natural también puede ser un choque, asique esto también podéis practicarlo en casa, siempre con supervisión y con muchos premios.

Una vez que estéis en la consulta no dejéis que todo el mundo lo manosee. Es muy tentador  tocar y coger un cachorro, son todos muy lindos, pero agobiarlos demasiado puede ser contraproducente. Tenéis que intentar que la visita al veterinario sea lo más agradable y tranquila posible.

23839570943_57c6fc623f_n

 

No vayáis al veterinario solo cuando ocurre algo o por vacunas, es muy bueno que os paséis de vez en cuando solo a saludar y a que el veterinario le dé un premio, así vuestro cachorro  asociara la consulta con algo positivo y no cada que vez que vais con pinchazos y exploraciones incomodas. Para el veterinario también es una gran ventaja  que nuestro perro aprenda a estar  tranquilo con su manejo, porque así les es  más fácil hacer bien su trabajo.

Con un poco de paciencia y dedicándole un poco de tiempo, podemos hacer que nuestro cachorro vaya contento al veterinario y podremos evitar el uso de bozales o forzar a nuestro perro a que este tranquilo mientras el veterinario le explora, le cura o le vacuna.

El veterinario puede ser una situación agradable para nuestro perro.

puppy-kissing-female-vet-cute-clinic-39218055

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s